Primero que todo, es importante mencionar que los activos alternativos corresponden a la clase de activos financieros y/o reales distintos de aquellos tradicionales (acciones y bonos). Dentro de los alternativos se incluyen las inversiones en el sector inmobiliario, infraestructura, deuda privada y private equity. Los activos tradicionales se caracterizan por ser volátiles en sus retornos, alta liquidez y ser un mercado altamente explorado. En cambio, los alternativos se caracterizan por ser un mercado en desarrollo, con una potencial rentabilidad superior, baja correlación con los mercados y un menor grado de liquidez.

BlackRock, uno de los managers más grandes del mundo en alternativos, resalta que invertir en este tipo de activos, que suelen comportarse de forma distinta a las inversiones convencionales, puede proporcionar los siguientes beneficios:

  • Mayor diversificación: Al tener una baja correlación con clases de activos tradicionales, los alternativos son una excelente forma de diversificar las carteras y reducir la volatilidad.
  • Aumento de los rendimientos: Pueden mejorar el perfil de rentabilidad/riesgo y el retorno total de una cartera, mediante el acceso a un conjunto más amplio de inversiones y estrategias.
  • Encontrar Ingresos: Pueden ofrecer rendimientos consistentemente más altos que las inversiones tradicionales, especialmente durante periodos volátiles.

Lo anterior descrito, se hace especialmente interesante en los tiempos turbulentos en los que vivimos, los cuales se arrastran desde la crisis social de octubre 2019 y que fueron posteriormente empeorados por la pandemia durante el 2020. La volatilidad presentada en los índices bursátiles de Chile en los periodos mencionados y cómo se espera que se mantenga dados los resultados de las elecciones del pasado domingo (el IPSA cayó un 9,33% el lunes), representa un riesgo para el patrimonio de los inversionistas y es ahí donde los activos alternativos aparecen como una oportunidad resiliente, con baja correlación a estos shocks y que ofrecen una alta diversificación a sus carteras.

En un estudio realizado por Preqin, una de las plataformas más importantes de activos alternativos, en donde se encuestaron a más de 500 inversionistas institucionales de distintos tamaños, tipo de managers y ubicación, los resultados arrojaron que el rendimiento de los distintos tipos de activos alternativos alcanzó o superó las expectativas durante 2020, mostrando una fuerte resiliencia y adaptabilidad en los tiempos difíciles provocados por la pandemia. En el Gráfico 1 se puede apreciar que las principales razones se concentran en la diversificación y rendimientos fiables que entregan los distintos tipos de activos.

Por lo anterior expuesto, creemos que pese a los tiempos difíciles a los que nos hemos enfrentado y que se espera que se mantengan por un tiempo, una buena oportunidad para invertir diversificadamente, con baja correlación, menor riesgo y retornos confiables es invertir en activos alternativos, teniendo siempre en consideración la experiencia del manager y realizando una buena selección de fondos de inversión. En FYNSA AGF tenemos opciones para invertir en activos de Deuda Privada, Infraestructura e Inmobiliarios. Los invitamos a revisar nuestras propuestas y, frente a cualquier duda que tengan, nos contacten para brindarles información en mayor profundidad.

Gráfico 1: