La reunión de julio del FOMC ofreció poca información nueva. Si bien el FOMC agregó cambios en el lenguaje a su declaración posterior a la reunión señalando que “la economía ha avanzado hacia” sus metas de empleo e inflación desde diciembre, equilibró con el lenguaje que señala que el FOMC “continuará evaluar el progreso en las próximas reuniones “. Además, el presidente Powell dijo que el mercado laboral todavía tiene “mucho camino por recorrer” y “algo de terreno por cubrir”, y que “estamos un poco lejos de haber tenido un progreso sustancial adicional”.

Sobre la inflación, Powell repitió su evaluación de que esta ha aumentado “notablemente” y citó las continuas presiones de los cuellos de botella, pero reitero la expectativa de la Fed de que es probable que la inflación se desacelere en los próximos meses. También reafirmó que la Fed esta lista para implementar sus herramientas si las expectativas de inflación aumentan indeseablemente, pero enfatizó que ese no es su caso base.

El comunicado también expresó algo menos de preocupación por el impacto del virus en la economía, lo que fue algo sorprendente a la luz del aumento de cinco veces en los nuevos casos desde la reunión de junio. Sin embargo, Powell equilibró esto en su conferencia de prensa al reconocer que la variante Delta podría hacer que las personas se retiren de las actividades de alto contacto o retrasen su regreso al mercado laboral.

¿Comenzando la cuenta regresiva para reducir las compras de activos? Powell señaló que el FOMC discutió el ritmo y la composición de la reducción en su reunión de julio, pero no tomó ninguna decisión final. Una reducción del Balance nos sigue pareciendo más probable para 2022. (Con un anuncio más formal del plan de reducción en diciembre).

Las condiciones financieras generales siguen siendo acomodaticias, reflejando en parte las medidas de política para apoyar la economía y el flujo de crédito a los hogares y empresas estadounidenses. Lo anterior, sumado a tasas de interés extraordinariamente expansivas y positivos resultados corporativos (ver siguiente nota), seguirían soportando el buen desempeño de los activos de riesgo.

Volver