China ha prometido acelerar sus planes de descarbonización, reduciendo el consumo de carbón a partir de 2025 y alcanzar la carbono neutralidad antes de 2060. Los planes para alcanzar el techo en el consumo de carbón han sido incorporados en el actual plan quinquenal y la reducción se incorporará en el próximo, que cubre el periodo 2026-2030. Platts Analitics, una empresa de análisis del mercado de energía y materias primas, estima que el peak de consumo de carbón para generar electricidad en China se alcanzará en 2027, un par de años después de la meta oficial, pero que a partir de allí el plan de descarbonización avanzará sostenidamente. La nueva política de China, el mayor consumidor de carbón del planeta, tendrá implicaciones para varios países. El cambio de matriz energética llevará a China a aumentar su capacidad de generación nuclear, de renovables y de gas natural/GNL. Países productores de materias primas relacionadas con las renovables, como Chile y Perú en el caso del cobre, se verán beneficiados, al igual que los productores de gas natural, como Qatar, donde China está interesada en proyectos para explotar este hidrocarburo. El mayor perdedor será Indonesia, país para el que las exportaciones de carbón representan una parte fundamental de sus ingresos de divisas y que tienen por destino principalmente a China.

Volver