Hablando del desacople respecto a China que el gobierno de EE.UU. está impulsando, el gigante asiático está viendo descender su contribución al crecimiento del PIB y de las inversiones globales, según un reciente estudio de Citigroup reseñado por Bloomberg.

Los economistas de Citigroup estiman que China contribuyó con el 47% del crecimiento global de las inversiones entre 2010 y 2019 y con el 33% del crecimiento del PIB. Pero para 2021 calculan que la contribución de las economías desarrolladas al PIB en 2021 superará al de las economías emergentes en su conjunto por primera vez desde 2006.

Esto se debe en parte a los fuertes estímulos fiscales y monetarios desplegados por las economías desarrolladas para combatir el impacto de la pandemia y a los cambios que se observan en las cadenas de suministro, que buscan ser más resilientes. La actual estrategia china de “circulación dual”, consistente en impulsar su mercado interno ante la hostilidad de las naciones occidentales, también forma parte del nuevo escenario.

 

Volver