La desigualdad de los ingresos es un problema que afecta hoy a todo el mundo, y a Chile en particular. Pero la necesaria y urgente discusión sobre como aminorar la desigualdad no debe hacernos olvidar todo lo avanzado en la región y en Chile en términos de reducción de la pobreza extrema (definida como el porcentaje de individuos que viven por debajo de la línea internacional de la pobreza de US$1,9 por día).

El gráfico de Our World in Data, que recoge la evolución de este indicador en los últimos 40 años, es impresionante. Los países de América Latina y el Caribe pasaron de tener un 14% de la población en ese nivel a un 4% en 2019. Son todavía muchas personas viviendo en indigencia, pero el avance es innegable.

En el caso de Chile, La proporción pasó de casi un 8% en 1981 a 0,3% en 2019, según Our World in Data.

Una de las tristes excepciones a esta tendencia es Argentina, donde la pobreza extrema ha avanzado, pasando de 0,7% en 1981 a casi 1,5% en 2019.

Puede ver todas las cifras y varios análisis en https://ourworldindata.org/extreme-poverty-in-brief

 

Volver