Primero, las buenas noticias. En la última actualización de su World Economic Outlook, el FMI proyecta un crecimiento del PIB de 6,3% en América Latina y el Caribe para este año y de un 3% para el 2022. Ahora la mala noticia: este crecimiento no será lineal y variará dependiendo de varios factores, incluyendo los niveles de vacunación contra el Covid.

El FMI subraya el caso de las economías que dependen fuertemente del turismo, como las del Caribe, que verán una recuperación relativamente lenta. Las proyecciones del flujo de turistas a estos países para 2021 estiman que se ubicarán en un 60% respecto a los niveles de antes de la pandemia.

La inclinación del riesgo de las estimaciones del FMI para la región es negativa: Para que la recuperación sea sostenible, es necesario que los programas de apoyo estatal sean reemplazados por un aumento de la demanda privada. Lo que suceda en China y Estados Unidos, los dos mayores socios comerciales de América Latina y el Caribe, también marcará la pauta de la recuperación de la economía.

Volver