Seguimos con nuestra asignación pro-riesgo, dado el fuerte crecimiento global a medida que la demanda de los consumidores reprimida se desata en la recuperación de la pandemia, y la política monetaria sigue siendo acomodaticia.

Seguimos viendo que la economía mundial se acelera en el segundo semestre de 2021, a medida que se desvanecen los vientos en contra de la pandemia y se normaliza la actividad del sector de servicios.

Creemos que el posicionamiento frente a la reflación fue demasiado lejos, con reapertura y reflación de acciones y bonos a largo plazo cotizando en los niveles de enero (peak de pandemia). Por lo tanto, esperamos que el comercio de reflación (acciones cíclicas, rendimientos de bonos, temas de reapertura y reflación) repunte a medida que disminuyan los temores de la variante Delta, la inflación persista y el crecimiento / recuperación económica continúe a un ritmo rápido.

Como todo, nos mantenemos OW en acciones (inclinadas hacia el valor y cíclicos) y materias primas. UW en bonos. Creemos que las tasas largas están en la parte baja de este proceso correctivo. Seguimos apuntando a niveles más cercanos al rango de 1,6%- 1,75% para el tesoro a 10 años para fines de 2021 y con una curva de rendimiento que comenzará a empinarse nuevamente. Si bien las acciones regulatorias de China y la propagación de la variante delta se han seguido reflejando en un desempeño inferior de activos emergentes, desde nuestro punto de vista es probable que ninguna de las dos variables descarrile la sólida imagen fundamental.

Para más información consulte el informe adjunto: Vision de mercados agosto 2021

Volver