Las ventas del comercio minorista en EE.UU. registraron una caída de 1,3% en mayo, tras una fuerte recuperación en marzo (11,3% frente al mes anterior) y un crecimiento moderado en abril (0,9%), mostrando las primeras señales de cambios en el consumo a medida que la actividad vuelve a su normalidad en el país. La población de EE.UU. ha acumulado ahorros estimados en unos US$1,7 billones (millones de millones) como consecuencia de la reducción del gasto por las restricciones a la movilidad por la pandemia durante el año pasado y las ayudas económicas otorgadas por el gobierno. Esto disparó las ventas del comercio minorista en los últimos meses –los US$620.000 millones reportados en mayo pasado se comparan con los US$526.000 millones de febrero de 2020, antes de la pandemia–, pero el fin de las restricciones está desviando el consumo hacia el sector servicios, como consumo en bares y restaurante (que subió un 1,8% en mayo) y viajes, dicen los analistas. Otro dato de la causa: las ventas de las tiendas de ropa subieron 3% en mayo, coincidiendo con la reapertura de las oficinas y el aumento de las actividades sociales.

Volver