Diciembre de 2021. Luego de los resultados electorales por todos conocidos, los datos económicos muestran un elevado crecimiento del PIB, que superaría el 10% en el año, incidido fuertemente por un aumento del consumo privado y, dentro de éste, de aquel de bienes durables. A pesar de que el tipo de cambio superó la barrera de los $900 por dólar, la cuenta corriente expresa un fuerte déficit, lo que sólo ha podido ser financiado con repatriaciones de capital por parte de institucionales y del gobierno.

Los precios, por su parte, no han dado tregua, y su variación interanual se mantiene sobre el 5%, luego de los sorprendentes registros mensuales de septiembre y octubre, que superaron el 1% versus el mes anterior, respectivamente. Las alzas siguen siendo lideradas por la división de Transportes y Alimentos, aunque se ha visto una aceleración de Vivienda y Mejoramiento del hogar, sumado a Recreación y cultura y Restaurantes y hoteles. La temida tercera ola no representó mayor riesgo, debido al alto porcentaje de vacunación en el país (que supera el 90% de la población objetivo) y al menor estrés del sistema hospitalario nacional.

El Banco Central, por su parte, en su reciente IPoM, nuevamente aumentó las estimaciones de crecimiento para el presente año, pero recortó las del próximo. El escenario inflacionario se vuelve preocupante, lo que se reflejó en los incrementos de 150 pb de la tasa de instancia, la que cerraría el año en 2,25%, con alzas inminentes de 50 pb en cada una de las reuniones que vienen, principalmente por el desanclaje de las expectativas y algunos efectos de segunda vuelta. Los programas de apoyo al crédito han terminado, mientras que los esfuerzos se han concentrado en evitar un quiebre de la cadena de pagos, principalmente por la falta de liquidez en el mercado de renta fija. Los premios por plazo de las estructuras de mercado se han elevado 100 pb adicionales a lo visto en agosto, llevando las valoraciones de los bonos a niveles que no se veían desde la crisis subprime.

En este contexto, el presidente del Instituto Emisor, Mario Marcel, ha sido citado a la comisión de Constitución, en el contexto de la discusión de un quinto retiro desde los fondos previsionales, sumado a un tercer “retiro” desde las Rentas Vitalicias. Ante el desolador panorama expuesto por Marcel, el presidente de la comisión calificó la exposición como “una campaña del terror de la elite económica, que nuevamente no se preocupa de las personas comunes y corrientes”. Consultado sobre las alzas que han sufrido las tasas de los créditos hipotecarios y de consumo, informó que se crearía una comisión investigadora y se oficiaría a la FNE para evaluar una posible colusión en este mercado. Además, haciendo un guiño a la Convención Constitucional, expresó dudas sobre el compromiso del Banco Central a las demandas sociales, proponiendo que se evaluara la remoción de las autoridades monetarias y que su elección fuera popular. Ah, pero que era muy importante que siguiera siendo autónomo. Desestimó el alza del dólar, ya que “los chilenos compran en pesos, no en dólares”.

La ola de calor que enfrenta al país enfrenta nuevamente a las comunidades con los agricultores, debido al déficit hídrico de los últimos años. En este sentido, una bancada transversal de diputados presentó un proyecto de ley en contra del cambio climático, que esperan evite el incremento de las temperaturas. La selección nacional de fútbol, por su parte, luego de no obtener ningún punto en la fecha triple de septiembre, se sigue ilusionando con un cupo para el mundial de Qatar.

Nathan Pincheira

Economista Jefe de Fynsa

Volver