Los desbalances provocados por la reactivación de la economía global tras la pandemia del Covid-19 se reflejan con fuerza en el mercado de los fletes marítimos. El índice compuesto de las ocho mayores rutas de comercio marítimo elaborado por la consultora Drewry muestra una subida de más de 330% respecto a los niveles de hace un año. En la ruta más transitada, Shanghai – Los Ángeles, el flete de un contenedor de 40 pies cúbicos alcanzó los US$9.631 a principios de julio, un 229% más que a principios de julio del 2020. Entre 2011 y marzo de 2020 el flete promedio en esta ruta fue de menos de US$1.800. El aumento de la demanda de manufacturas asiáticas por parte de EE.UU. y Europa, la escasez de contenedores, el bloqueo temporal del Canal de Suez por el encallamiento del buque Even Given y el cierre de algunos importantes puertos de China por rebrotes de la pandemia están detrás de este explosivo aumento. Expertos como Jan Hoffman, jefe de la división de logística de comercio en la UNCTAD, el brazo de Naciones Unidas que supervisa temas de comercio y desarrollo, opinan que los fletes tardarán un tiempo en volver a sus niveles anteriores. Este mayor costo de transporte será traspasado a los consumidores, contribuyendo a las presiones inflacionarias que preocupan al mercado.

Volver