En la última década, la clase de Activo Alternativo Deuda Privada ha sido uno de los que ha tenido mayor crecimiento dentro de la industria de fondos de inversión. Lo anterior se puede explicar por la mayor restricción adoptada por las entidades financieras tradicionales post crisis financiera de 2008, lo que generó un espacio para que las administradoras de fondos entren al mercado para acortar la brecha entre la demanda y oferta de acceso al financiamiento por parte de empresas privadas.

Es importante entender que el objetivo de los fondos de Deuda Privada es invertir en instrumentos o contratos de financiamiento para empresas privadas. Dentro de los principales activos subyacentes en los que invierten estos fondos se encuentran los Mutuos Hipotecarios, Créditos con SGR, Facturas, Créditos Directos, Capital Preferente, Pagaré, Leasing, entre otros. Hay que tener en cuenta que este tipo de inversión tiene una estrategia a mediano-largo plazo, obteniendo premios por liquidez en sus tasas.

Luego de años siendo uno de los tipos de activos con mayor crecimiento anual, la Deuda Privada tuvo tres trimestres complicados, en donde la incertidumbre provocada tanto por la crisis de octubre de 2019 como por la pandemia, llevaron a que, al cierre de septiembre de 2020, estos presentaran una caída con respecto a los activos que administraban al comenzar el año.

Sin embargo, el escenario de bajas tasas de las alternativas de inversión tanto a nivel nacional como mundial y la mayor movilidad y mejora en las expectativas en el último trimestre del año, generaron una recuperación en el apetito de inversionistas por alocar un mayor patrimonio en activos de Deuda Privada, los que generan una adecuada relación riesgo/retorno, generando mejor diversificación y mayores spreads frente a las alternativas del mercado.

Según datos de la ACAFI, al cierre de 2020 existían 107 Fondos Públicos de Deuda Privada con activos bajo administración de U$4.611 millones. Desde 2015, los activos bajo administración en millones de dólares en Deuda Privada en Chile han aumentado un 682% y con respecto al cierre de 2019 crecieron en un 23%, siendo el tercer activo alternativo con mayor allocation de la industria, por detrás de Activos Inmobiliarios y Private Equity.

Actualmente, en FYNSA AGF administramos 4 fondos de Deuda Privada con aproximadamente U$60 millones en activos. Ofrecemos retornos que van desde 4% a 10%, invirtiendo principalmente en Mutuos Hipotecarios, Capitales Preferentes y Pagarés. 

 

Volver