No ha hecho mucho ruido. Pero el mercado del e-commerce de América Latina tiene un ambicioso nuevo competidor procedente del sudeste asiático: Shopee, con sede en Singapur y controlada por Sea, una empresa del grupo tecnológico chino Tencent, dedicada a la entretención digital, el e-commerce y los servicios financieros digitales.

Este año, Shopee desembarcó en México, Chile y Colombia, tras dos años de desarrollo en Brasil, donde ha es ya la plataforma de e-commerce más descargada en el país, según Reuters. Shopee ofrece un modelo de bajo costo, con bajas comisiones, para unir a compradores y vendedores, pero además publica juegos en los que los jugadores pueden acumular puntos para comprar en la plataforma.

Shopee inició su andar en 2015 en el sudeste asiático y en cuatro años se convirtió en la principal plataforma de e-commerce de esa parte del mundo. Aunque su empresa matriz, Sea, todavía genera pérdidas, su acción ha atraído al mercado: su precio ha subido un 118% entre el 1 de enero y el 31 de agosto de 2021, con una capitalización de mercado de US$182.000 millones. Toda una amenaza para Mercado libre.

Volver