Primero fue el off-shoring. Después el near-shoring, para pasar finalmente al on-shoring. Pero el diseño de la cadena de abastecimiento de productos hacia EE.UU. estrenó un nuevo nombre: allí-shoring o friendly-shoring. No se trata de un capricho de comunicadores. El nuevo término ha sido adoptado en el informe encargado por el presidente Biden para construir una cadena de suministro resiliente y contrarrestar la dependencia de EE.UU. respecto a China (https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2021/06/100-day-supply-chain-review-report.pdf). El informe recomienda fortalecer las cadenas de suministro de productos que no pueden ser producidos en el país a partir de países productores que compartan la visión e intereses de EE.UU. Uno de los sectores importantes es el de metales y minerales, que EE.UU. necesitará importar de forma creciente para sostener su ambicioso plan de reconstrucción de infraestructura y el desarrollo de una economía basada en energías verdes. Según datos del World Integrated Trade Solution del Banco Mundial, EE.UU. importó en 2019 US$8.852 millones en metales y minerales provenientes de 124 países. El 70% de estas importaciones provienen de 10 países, entre los que se encuentran Brasil, Perú y Chile.

Fuente: World Integrated Trade Solution

Volver