Los mercados han operado más volátiles a consecuencia de los temores de que la variante delta Covid-19 pueda poner en riesgo la recuperación económica y, por tanto, los mercados.

Ahora bien, un informe reciente del J.P. Morgan concluye que la variante Delta no debería tener repercusiones significativas para la situación de la pandemia en los mercados desarrollados (por ejemplo, Europa y América del Norte, que tienen fuertes avances en vacunación) debido al nivel de inmunidad de la población y, por tanto, el posicionamiento en los mercados no debería ser impulsado por esta o cualquier otra variante posterior de COVID-19 para la cual las vacunas actuales son efectivas y podemos concentrarnos en las vacunas y la reapertura.

Ellos analizaron la progresión de nuevos casos y muertes en los 15 países principales más afectados por la variante Delta durante el último mes. Al observar la progresión de los casos (impulsados ​​por la variante Delta) y las muertes, encontraron que en 10 de 15 países los casos disminuyeron, y en 13 de 15 países las muertes disminuyeron a medida que la variante Delta aumentó la proporción de nuevas infecciones. En resumen, la propagación de la variante Delta ha coincidido en promedio con una mejora de la situación general del COVID-19 en los países afectados. 

Analizando la situación en los países donde las condiciones de la pandemia se deterioraron durante el último mes, como es el caso del Reino Unido, los casos aumentaron en ~ 14.000 por día, lo que representa un aumento significativo; sin embargo, las muertes aumentaron en ~ 9 por día, que es el 0,9% de la tasa máxima de mortalidad. Esto es consistente con los hallazgos de que las vacunas previenen de manera efectiva los peores resultados en las infecciones de la variante Delta.       

¿Y qué pasa con Chile? Después de una segunda ola prolongada, que duró aproximadamente cuatro meses, las tendencias de contagio finalmente comenzaron a mejorar como reflejo de la exitosa campaña de vacunación del país, que ha visto la inoculación del 83% de la población objetivo necesaria para lograr la inmunidad colectiva. Además, el país ya ha inoculado al 54% de la población total con ambas dosis.

En este contexto, en las últimas 3 semanas, el promedio móvil de 7 días de nuevos casos ha caído un 45% y ahora se sitúa en 3.977, lo que supone una caída significativa. De manera similar, el promedio móvil de 7 días de pruebas positivas sobre el total de pruebas ha caído a 7.7%, la cifra más baja desde fines de febrero.

Con el país acercándose a su umbral de inmunidad colectiva, así como con los incentivos de vacunación continuos como el pase de movilidad, es esperable que estas tendencias positivas de contagio continúen en el corto plazo con la incertidumbre propia de la llegada de la variante delta, aunque los datos iniciales sugieren que las vacunas serían efectivas contra esta variante, lo que invita a ser relativamente optimistas.

15 países más afectados por la variable delta, cambios en casos/muertes en Junio (1= mejora / 0= sin cambios / -1= deterioro); la última columna muestra el % de vacunados completamente + 0.5 * % vacunados parcialmente 

 

 

 

 

Volver