En la misma línea que la explosión de fusiones y adquisiciones, las emisiones de deuda estructurada dieron un fuerte salto durante el primer semestre de 2021. Según un análisis de S&P Ratings, las nuevas emisiones de deuda estructurada en los primeros seis meses del año aumentaron un 60% respecto al mismo período del año pasado, por encima de lo proyectado y alcanzando los US$685.000 millones. Esta cifra representa también un incremento del 30% respecto a la del primer semestre de 2019. Con este resultado, S&P Ratings proyecta que el año terminará con unos US$1,4 billones (millones de millones) en nuevas emisiones de deuda estructurada, el mayor volumen en términos reales desde la Gran Recesión.

América Latina no ha sido ajena a la tendencia y también superó las expectativas de S&P Ratings, con un volumen de US$10.000 millones en el primer semestre. Brasil concentra el grueso de la actividad y la agencia espera que siga mostrando dinamismo en el segundo semestre dadas las favorables condiciones de las tasas de interés. S&P Ratings elevó en un 20% su proyección de emisión de deuda estructurada en América Latina para todo 2021, llevándola a US$17.500 millones.

 

Volver