El sector manufacturero de China enfrenta una serie de obstáculos que podría frenar su crecimiento este año, señala un reciente informe de Citibank. La manifestación más visible de esta situación es que las inversiones del sector son las que más lentamente se han recuperado en el conjunto de la economía china. En 2020, las inversiones en este sector cayeron 2,2%. ¿Las razones? Son varias. Las ganancias de las empresas del sector son su principal fuente de financiamiento y estas se vieron reducidas en 2020 por los efectos de la pandemia. En esa línea, Zou Lan, jefe del departamento de mercados financieros del Banco Central de China (PBOC), atribuyó la desaceleración de las inversiones en el sector a las restricciones de liquidez que enfrentó el año pasado. A esto se suma ahora la presión sobre sus ganancias este año debido al aumento del precio de las materias primas y a la reanudación de los aportes sociales, que habían sido suspendidos durante la pandemia. En abril, el Banco Central de China señaló, de todas formas, que las inversiones en la actividad manufacturera están comenzando a mostrar resultados positivos gracias al creciente apoyo del sector financiero.

Volver