Seguimos siendo constructivos con respecto a los activos de riesgo basados ​​en los sólidos fundamentos que sustentan el mercado: fuerte crecimiento global, recuperación y reapertura de la pandemia, fuerte estímulo de la política fiscal y monetaria, una sólida configuración del consumidor que se espera que desate una demanda reprimida. La reciente volatilidad del mercado se debió en gran parte a la rotación del mercado de las acciones de alto Momentum y las costosas acciones de crecimiento junto con un ajuste en las tasas y las expectativas de inflación, y debería disminuir en el futuro.

Mantenemos una postura pro-riesgo (acciones OW, crédito N, bonos UW) y seguimos prefiriendo áreas procíclicas entre y dentro de los activos. El optimismo de la reflación se ha recuperado materialmente en lo que va del año, apoyado por el estímulo fiscal estadounidense y un repunte de las materias primas.

Seguimos OW en acciones, las primas de riesgo de acciones aún deberían ayudar a amortiguar el aumento de los rendimientos de los bonos. Preferimos las acciones no estadounidenses a las estadounidenses, lo que refleja nuestra preferencia por acciones cíclicas, de valor y de corta duración. 

Seguimos UW en bonos. Si bien durante la mayor parte del año pasado los rendimientos reales se movieron en la dirección opuesta a las expectativas de inflación, han aumentado juntos YTD. A medida que los mercados están pasando de un riesgo de deflación que se desvanece a fijar un precio por exceso de inflación, la volatilidad de las tasas ha aumentado.

Seguimos Neutrales en crédito IG y preferimos renta fija HY. Los créditos de alta calidad y larga duración tienen poco potencial de retorno. Si bien la búsqueda de rendimiento se está suavizando con la venta masiva de bonos, los niveles de rendimiento siguen siendo bajos, lo que debería seguir empujando a los inversores a moverse hacia arriba en la curva de riesgo. El fuerte crecimiento también debería mantener bajo control el riesgo de incumplimiento en los próximos trimestres.

Nos mantenemos alcistas en materias primas alcistas. Las materias primas han sido una de las clases de activos con mejor rendimiento hasta la fecha. Los inventarios permanecen bajos y la mayoría de los mercados de materias primas están en déficit. También vemos un valor creciente en las materias primas desde una perspectiva de asignación estratégica de activos: en períodos de inflación alta y en aumento, las materias primas pueden ser un buen diversificador para carteras equilibradas; cuando las acciones y los bonos disminuyen juntos debido al riesgo de inflación, las materias primas a menudo se han desacoplado y ofrecido atractivos carry.

El dólar seguirá enfrentando desafíos claves en los próximos meses, dado el mayor déficit proyectado en EEUU, y los diferenciales de tasas, ya no son favorables hacia el dólar. Son las expectativas de un proceso de reflación económica, la que nos hace inclinarnos porque la debilidad del dólar se mantenga en 2021 y que la relación inversa que hemos estado observado entre el dólar y las acciones se mantenga firme.

Volver