¿Invertiría usted en Venezuela? Hay grupos de inversionistas que creen que es un buen momento para adquirir activos baratos en ese país y beneficiarse de una eventual recuperación de la actividad económica. La iniciativa más conocida es el fondo 3B1 Guacamaya, cofundado por Eduardo Cisneros, nieto del fundador del mayor grupo empresarial venezolano, y que ha recaudado US$200 millones para adquirir activos en el país caribeño. El fondo ya ha invertido US$60 millones, incluyendo la compra de Corimon, una de las principales empresas de pinturas de ese país. Otros grupos, incluyendo algunos chilenos, también han entrado en Venezuela, adquiriendo activos como la operación venezolana de DirecTV o los activos del comercializador de productos agrícolas Carguill. El interés por Venezuela llega en un momento en que el gobierno ha iniciado un proceso de apertura de la economía en un esfuerzo por revertir el desplome económico del país. Entre las medidas tomadas está una dolarización de facto de la economía, así como nuevas regulaciones para atraer inversiones al sector de petróleo y gas.

Volver