El mercado de emisiones de carbono de China partió a toda velocidad el viernes 16 de julio, con gigantes como la petrolera estatal Sinopec y el productor de carbón China Energy Investment entre las primeras empresas en entrar al mercado. A los diez minutos de transacciones se alcanzó el límite diario de 10% permitido para el aumento del precio de la tonelada de carbono. Ese primer día se transaron 4 millones de toneladas de CO2 equivalente, alcanzando un precio de US$7,42 por tonelada, muy por debajo de la cotización en el mercado europeo, donde se cotiza a más de US$50 la tonelada. Sin embargo, tras el auspicioso inicio, el mercado se desinfló, cayendo por debajo de las 100.000 toneladas negociadas por día en la semana siguiente a su lanzamiento, debido a una limitada liquidez, a las restricciones de acceso al mercado y a la cautela de las grandes empresas, que quieren ver cómo se desarrolla el mercado. Se trata de un mercado en sus etapas iniciales de construcción y los expertos señalan que tomará tiempo para que alcance un impacto significativo en la descarbonización de China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

Volver