Mientras la recuperación sigue su curso, los mercados comenzarán a ajustarse a condiciones monetarias “más estrictas”, un proceso que probablemente inyectará volatilidad, pero que también traerá oportunidades.

El FOMC dejó sin cambios el rango objetivo de la tasa de fondos en 0–0.25% en la reunión de diciembre. Citando las elevadas presiones inflacionarias y una mayor mejora en el mercado laboral, el Comité anunció que duplicará el ritmo de reducción a US$ 30 bn en el mes en enero. El diagrama de puntos mostró una línea de base de 3 aumentos de tasas en 2022, 3 aumentos en 2023 y 2 aumentos en 2024, un ritmo “más cargado”, pero menos profundo de lo esperado. Dos tercios de los participantes proyectaron 3 o más alzas el próximo año — un desarrollo agresivo — pero la mayoría de los participantes no pronosticaron una política restrictiva durante el horizonte de pronóstico. Como se esperaba, el comunicado eliminó cualquier referencia a factores transitorios en su caracterización de la inflación y, en cambio, señaló que los desequilibrios de oferta y demanda “continuaron contribuyendo a niveles elevados de inflación”.

Hubo tres revisiones sustanciales a la declaración del FOMC: (1) dejar de categorizar como transitoria la inflación (2) señalar las nuevas variantes como un riesgo y (3) actualizar la guía a futuro para eliminar la referencia a la inflación por debajo del 2 por ciento, y agregar a la guía de que lograr el pleno empleo es el último obstáculo antes del despegue. En general, la señal a corto plazo sobre las intenciones políticas estuvo dentro de las expectativas, afirmando que apuntan hacia el despegue en algún momento del segundo y tercer trimestre de 2022 (en este sentido que la primera alza de tasas sea en junio nos parece lo más probable).

Al observar las proyecciones económicas y de tasas de interés hay un par de cosas que nos parecen relevantes respecto al impacto en las distintas clases de activos y nuestras proyecciones para 2022.

  • Lo más evidente, y que es consistente con lo que hemos comentado en otros newsletter, es que 2022 seguirá siendo un año con más inflación (pero controlada), pero también de mayor crecimiento económico, lo que no es consistente con temores estanflacionarios. Esto tiene importantes implicaciones en el mercado. Una cartera de estanflación debe ser OW en materias primas, neutral en acciones y UW en bonos. En cambio, una cartera más inflacionaria debería ser OW en materias primas y acciones y UW en bonos de manera más agresiva.
  • En segundo lugar, más allá del tono “más agresivo” para el corto plazo, la mayoría de los participantes no pronosticaron una política restrictiva durante el horizonte de pronóstico y creemos que la política monetaria seguirá siendo de apoyo para 2022 toda vez que en términos reales la tasa de política seguiría siendo “acomodaticia”.

En este contexto, nuestra opinión sigue siendo que 2022 será el año de una recuperación mundial total y el fin de la pandemia mundial, gracias al logro de una amplia inmunidad de la población y nuevas terapias. Creemos que esto producirá una fuerte recuperación cíclica, un retorno de la movilidad global y una liberación de la demanda reprimida de los consumidores (por ejemplo, viajes, servicios) y corporaciones (recuperación de inventarios, inversiones de capital y recompra), en un contexto en que la política monetaria seguirá siendo acomodaticia.

Por esta razón, seguimos siendo positivos en acciones, materias primas y mercados emergentes, y negativos en bonos. Esperamos un rendimiento superior de los activos cíclicos y value, la recuperación de los activos más riesgosos y volátiles, y vientos en contra para los bonos sectores defensivos y los segmentos del mercado que se beneficiaron de la pandemia. Mientras la recuperación sigue su curso, los mercados comenzarán a ajustarse a condiciones monetarias más estrictas, un proceso que probablemente inyectará volatilidad.

¿El principal riesgo a nuestra visión? La incertidumbre en torno a la alta inflación y la normalización de la política monetaria.

 

Humberto Mora

Estrategia e Inversiones

Volver