La minera Anglo American puso en marcha una planta piloto de producción de hidrógeno verde producido con energía solar, que abastece a una grúa horquilla en la concentradora de Las Tórtolas, al norte de Santiago. La planta piloto de Anglo American es el cuarto proyecto piloto enfocado en hidrógeno verde en Chile, respondiendo a un creciente interés global para producir este tipo de combustible, obtenido por electrólisis del agua utilizando energía renovable. Esta iniciativa se suma al proyecto de combustibles sintéticos que se está construyendo en la región de Magallanes, en el que participan la energética AME y la estatal Enap, además de otros socios; el proyecto de Engie y Enaex para la producción de amoníaco verde para la fabricación de explosivos para la minería, y un proyecto de US$30 millones anunciado por GNL Quintero junto con Enagas y Acciona Energía.

El potencial del hidrógeno verde, sin embargo, enfrenta todavía varios desafíos. Además del diseño de un mercado para esta tecnología y la adaptación regulatoria y de gobernanza de la industria, el más importante es lograr reducir de forma importante sus costos de producción. En 2018, producir un kilogramo de hidrógeno verde costaba entre US$5 y US$6 por kilogramo según la agencia internacional de la energía (IEA). El número mágico que se maneja en la industria para que sea rentable es de US$2/kg de hidrógeno. Aquí es donde Chile corre con ventaja, con costos de generación solar fotovoltaica muy competitivos y un gran potencial eólico en el sur del país.

Volver