Suning Holdings, el gigante minorista chino que es el accionista mayoritario del equipo de Alexis Sánchez y de Arturo Vidal, está buscando inversionistas interesados en tomar una parte de sus acciones en el club italiano en un intento de lograr capital fresco para arreglar sus finanzas. La idea no es nueva. Suning estuvo en conversaciones con la firma de capital de riesgo BC Partners para vender parte de la propiedad del club, pero las negociaciones naufragaron a principios de este año.

Los ingresos del Inter, como los de muchos clubes de fútbol, se vieron fuertemente afectados por la pandemia. Este año el club tuvo dificultades para pagar los salarios de los jugadores, aunque finalmente consiguió financiamiento de la administradora de fondos Oaktree Capital Management, que en mayo pasado acordó prestar al club US$310 millones.

Una inyección de capital fresco daría al Inter recursos para repagar sus deudas y evitar lo que le sucedió a su archirrival, el AC Milan, hace tres años, cuando uno de sus acreedores, el hedge fund Elliot Investment, se hizo dueño del club después que este no pudo cumplir sus compromisos financieros.

Volver