Los mercados emergentes se han quedado más rezagados en 2021, en medio de un alza de las tasas soberanas en EEUU, tendencias menos favorables de la pandemia en algunas regiones como India y ciertos riesgos regulatorios en China.

Ahora bien, el ajuste ha venido más por precio que por utilidades, toda vez que estas últimas han seguido revisándose al alza y las estimaciones apuntan a un crecimiento del 50% de las utilidades para 2021, lo que deja las valorizaciones en niveles atractivos de 15x p/u fwd vs las 21x de mercados desarrollados. 

Con todo, seguimos sobre ponderando la renta variable de mercados emergentes en nuestro asset alocation global, con base en los siguientes soportes: 

(1) la administración de Biden debería impulsar una prima de riesgo geopolítico más baja.

(2) las valoraciones de mercados emergentes son baratas y se negocian con un descuento más amplio que el histórico frente a los mercados desarrollados. 

(3) El tipo de cambio debería proporcionar un viento de cola debido a la debilidad esperada del dólar.

(4) los mercados emergentes siguen subponderados por inversores globales. 

(5) las acciones de los mercados emergentes deberían ser un beneficiario regional de la rotación de los inversores en activos cíclicos y de valor.

Volver