El precio de las baterías es uno de los factores clave para la transición energética hacia una economía que necesita reducir drásticamente sus emisiones de gases de efecto invernadero. Su precio, a medida que la tecnología ha avanzado y la creciente demanda ha traído nuevas economías de escala para su fabricación, ha mostrado un gran descenso en los últimos diez años, pasando de US$1.200 por kWh en 2010 a tan solo US$132 en 2021, según la recién publicada encuesta 2021 del precio de las baterías de BloombergNEF.

Sin embargo, como vemos en el gráfico, la tendencia ya ha comenzado a achatarse y, es más, Bloomberg pronostica que por, primera vez, el precio promedio de las baterías será en 2022 alrededor de US$3 por kWh más alto que en 2021, aunque medido en dólares nominales (en dólares constantes bajará marginalmente respecto al 2021, lo que resalta el peso de la inflación). La principal razón de esta tendencia es el aumento de los precios de las materias primas con las que se fabrican las baterías, como el litio, el níquel y el cobalto.

Volver