¿Se imagina una especie de internet, pero para transmitir electricidad en lugar de datos? El presidente de China, Xi Jiping, sí lo ha hecho, y la anunció en Naciones Unidas hace algunos años. ¿Ciencia ficción? Sí, pero en el mundo real, China ha estado trabajando tanto en el desarrollo e implementación de tecnología para transmitir electricidad en redes de alto y superalto voltaje (HVDC y UHVDC), en la que ya es líder global, y adquiriendo activos eléctricos en distintas partes del mundo, incluyendo América Latina. Sólo en Brasil las empresas chinas habían invertido US$36.500 millones en empresas y proyectos de electricidad hasta 2019, incluyendo la construcción de una de las líneas de transmisión UHVDC más largas del mundo, de 2.500 kilómetros. Para los expertos, el desarrollo de estas líneas a largo plazo es imprescindible para aprovechar eficientemente el potencial de la energía solar y eólica del planeta, uniendo los centros de generación con los mercados de consumo a miles de kilómetros de distancia. Y por ahora, China ha tomado la delantera. No es de extrañar que Geido, una de las principales organizaciones detrás de esta idea, tenga base en Beijing. 

Puede ver más en GEIDCO | UNFCCC 

 

Volver