Continuando con las tasas de interés, el gráfico adjunto muestra los rendimientos reales de hace más de 200 años donde se destaca que el único momento en que los rendimientos reales son negativos para cualquier período de tiempo es en episodios de deuda elevada. Dados los niveles de deuda actuales, es probable que los rendimientos reales se mantengan muy bajos hasta donde alcanza la vista, incluso si ahora estamos viendo cierta presión cíclica.

Por lo tanto, con una deuda tan alta y que posiblemente aumente notablemente, es probable que los rendimientos reales tengan que permanecer artificialmente bajos durante un período de tiempo muy largo. Cualquier retorno a algo cercano a los promedios a largo plazo tendría graves consecuencias para la sostenibilidad de la deuda. Es probable que la Fed intervenga mucho antes de llegar a este punto.

 

Volver