Hace muchos años que los centros de servicios compartidos y los contact centers comenzaron a borrar las fronteras de los servicios. Desde un agente en Colombia contestando el teléfono de servicio al cliente para atender el requerimiento de un consumidor chileno a un experto en Santiago encargado de las remuneraciones de varias empresas ubicadas en varios países. Pero, a raíz de la pandemia, este fenómeno se ha instalado a un nivel micro, en el que el lugar de residencia del trabajador pierde importancia para un creciente número de cargos. Según un estudio de Boston Consulting Group, The Network y Laborum.com realizado en Chile en marzo de este año, un 75% de los encuestados está dispuesto a trabajar para un empleador ubicado fuera del país. El fenómeno ha tomado tanto vuelo que llevó a Laborum a organizar la feria Expo Bumeran, en la que 60 empresas de distintos países de América Latina ofrecieron a extranjeros y locales oportunidades laborales, la mayor parte de las cuales con la opción de teletrabajo.

Volver