En las últimas semanas hemos sido testigos de como la incapacidad de pago de le empresa china Evergrande ha afectado de manera global al mercado financiero, sembrando incertidumbre y miedo en los inversionistas, temerosos de que vuelva a explotar una burbuja que desate una crisis económica mundial como la de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers.

¿Quién es Evergrande?

Evergrande es una empresa inmobiliaria china fundada en 1996 y que actualmente es una de las empresas más grande del mundo por nivel de ingresos, lo que le ha permitido ser parte de Global 500. Actualmente es la segunda inmobiliaria de China con más de 1.300 proyectos en alrededor de 300 ciudades por todo china. Su estrategia de negocio es bien amplia e incluye, además de proyectos inmobiliarios, participación en construcción de parques de diversión, fábricas de automóviles eléctricos e incluso es dueña de un equipo de futbol de la primera división china.

En las últimas décadas, ha habido en China un boom en la industria inmobiliaria, crecimiento que ha sido financiado en gran parte a través de préstamos a las inmobiliarias, las cuales por llevar a cabo proyectos, se han endeudado llegando a niveles insostenibles como es el caso de Evergrande.

Los pasivos de Evergrande al día de hoy suman más de 300 mil millones de dólares, lo que para hacerse una idea equivale a tres veces la deuda pública de Chile, y que representa aproximadamente el 2% del PIB del país asiático, deuda que hoy hace peligrar su existencia y puede llevarlo a la quiebra.

Debido al tamaño de esta compañía y el nivel de deuda que mantiene, se ha instalado un temor de lo que pueda ocurrir en los sistemas financieros, donde los expertos advierten que no solo podría producirse en China, sino que también podría causar un efecto dominó en todo el mercado financiero mundial, y desatar así una crisis similar a la de 2008 con la burbuja inmobiliaria que explotó en Estados Unidos y el posterior colapso del banco Lehman Brothers. Este miedo se acrecienta más porque entre los numerosos acreedores de Evergrande, se encuentran gigantes de las finanzas mundiales como BlackRock, UBS y Ashmore.

Hoy por hoy, las miradas están puestas en como actuará el gobierno chino ante esta situación, aunque en los últimos días se anunció que el banco comercial Shengjing Bank, el cual es de propiedad estatal, adquirirá el 19.9% de las acciones de Evergrande por un monto total de aproximadamente USD 1.500 millones, lo cual reducirá el problema de liquidez de la compañía.

 

 

Pero, ¿Cómo afecta la crisis de este gigante mundial en nuestro país?

Las economías más golpeadas en Sudamérica se estima que sean Chile, Perú y Brasil, siendo esta ultima menos golpeada dada la diversificación de sus exportaciones y compradores, debido a que los otras dos son mono exportadoras de materias primas útiles para la construcción, como el cobre y el hierro, y tienen al país asiático como su principal comprador.

Según el diario Financiero, la actividad de la construcción explica el 22% de la demanda total china por el cobre, por lo que la consecuencia casi inmediata que trajo el destape de esta situación fue una caída en el precio del cobre cercana al 3,07% en su valor, la mayor caída en el último mes, ya que el posible cierre de esta compañía pone un freno significativo en la compra de metales para la construcción como lo es el cobre.

Otra industria que se vio afectada con esta noticia fue la del hierro, metal que tuvo una caída del 11,5% en su precio, quedando por debajo de los cien dólares por tonelada. En Chile, una de las principales compañías es CAP, el mayor productor de acero del mundo, y el cual su principal comprador es China, por lo que esta caída generó un impacto haciendo caer el valor de la compañía, y repercutiendo así, en todo el mercado financiero chileno. Lo anterior se vio plasmado en un alza del dólar, el cual experimentó un aumento de $3,79 pesos el día de la noticia de las deudas que mantiene Evergrande, sumado a las presiones que ha generado el cuarto retiro de los fondos previsionales, han instaurado el tipo de cambio por sobre los 800 pesos, niveles récord en los últimos años.

Para los próximos días se espera que el gobierno chino siga haciendo anuncios para resolver de alguna manera este problema, lo cual calmaría las aguas en el mercado financiero, permitiendo así descartar una posible crisis como la del 2008, y devolverles a los inversionistas la confianza en los mercados, estabilizando los precios de los commodities como el cobre y hierro, fortaleciendo la posición cambiaria de Chile.

 

Volver