En américa latina se observa un aumento del ahorro privado acompañado de mayores déficits fiscales, que pasarán del 57% del PIB a 76%, según proyecciones del BID. Habrá una fuerte demanda por liquidez y, si el consumo vuelve a su normalidad, pero la oferta sigue enfrentando restricciones, se podría ver un aumento de la inflación. ¿Qué tan rápido se recuperará la economía? Dependerá de dos aspectos clave: la tasa de desempleo (especialmente alta en Colombia, Perú y Brasil) y la disponibilidad de vacunas. La región se verá favorecida en 2021 por el aumento del precio de los commodities. ¿Los principales riesgos? Empeoramiento de la sustentabilidad fiscal a largo plazo, mayor inflación y aumento de tasas de interés y los efectos sociales a largo plazo.

Volver