areaa

Banco Central interviene el mercado cambiario por hasta US$20.000 millones


Finalmente, el Banco Central anunció una intervención del mercado cambiario, luego de que el tipo de cambio cerrara en $830/dólar, pero en algún momento se empinara hasta $840/dólar. De todas maneras, y tal como lo menciona el comunicado, no creemos que haya sido el nivel el que haya gatillado la decisión, si no más bien los causantes detrás de esta acelerada depreciación.

Efectivamente, durante los últimos dos días, el peso perdió 3,5% de su valor, en un contexto en el que no hubo noticias, datos o declaraciones que dieran alguna justificación a ese movimiento. Más bien, era una continua presión de flujos compradores, probablemente institucionales, con montos transados importantes detrás, lo que, mezclado con la incertidumbre político-social que actualmente experimenta el país, generó una volatilidad que a juicio del Central se consideraba “excesiva”. Como muestra, el comportamiento de ayer fluctuó entre un alza hasta $840, luego una baja a $823, para terminar en $830/dólar. De esta manera, desde el 18 de octubre, el peso evidencia una depreciación de 14,1%.

El programa anunciado alcanzaría los US$20.000 millones, dividido en US$10.000 millones de venta de dólar spot, y US$10.000 millones de coberturas cambiarias. Al final de cada semana se anunciará el monto y los términos y condiciones de las subastas de la semana siguiente, comenzando hoy viernes. Así, la intervención comenzaría el 2 de diciembre de 2019 y terminaría el 29 de mayo de 2020. Por lo tanto, en un calculo promedio, estaríamos hablando de US$160 millones diarios en operaciones ($80 millones spot y $80 millones coberturas). Esto representa aproximadamente un 10% de los montos transados la ultima semana y entre un 15%-20% de los montos transados en promedio durante el último año.

¿Será efectiva la operación? En primer lugar, cumple con las características descritas en la literatura sobre intervenciones efectivas: (i) ser ampliamente comunicada y justificada, (ii) por un monto significativo y (iii) con condiciones conocidas ex ante (fecha inicio-final). En segundo lugar, si bien es difícil argumentar que no ha habido cambios de los fundamentales económicos del tipo de cambio producto de la crisis social en Chile y las políticas anunciadas para sobrellevarla, también lo es atribuir la velocidad y la volatilidad sólo a esto último y no identificar elementos de ajuste de porfolios u otras situaciones que estarían dificultando el proceso de formación de precios. La intervención será efectiva en la medida que ataque aquella volatilidad financiera y no necesariamente porque la paridad regrese a un nivel determinado.

Al momento de redactar este correo, se habían realizado operaciones fuera de rueda a $805/dólar, $25 por debajo el cierre. De todas maneras, creemos que el impacto podría ser mayor, lo que va a ser difícil de evaluar ya que hoy se publican los primeros datos importantes de octubre, con producción manufacturera, minera y tasa de desempleo. La próxima semana partimos con Imacec de octubre, el miércoles TPM, jueves IPoM y, por si fuera poco, terminando el viernes con IPC de noviembre.

Finalizamos con una nota de cautela. No creemos que haya sido fácil para el Central tomar la decisión, no sólo por la gran incertidumbre presente en este momento (que determinarán la efectividad de la medida), sino porque también significa disminuir un 25% las reservas internacionales (hoy en aprox. US$40.000 millones). Aquello provocará un debilitamiento de los indicadores de vulnerabilidad financiera externa que inversionistas y clasificadoras de riesgo calculan sobre el país, lo que, de ser significativo, por si mismo podría causar una contraproducente depreciación adicional de la moneda. Sin embargo, es parte de los riesgos y, en este momento, creemos que la evaluación que realizó el Central consideró que los beneficios (disminuir volatilidad y, porque no, inflación futura) superan los costos. Sólo el tiempo nos dirá si estuvo en lo correcto.

Es relevante señalar que la intervención será esterilizada, mediante las mismas operaciones que hasta el momento se han realizado para mantener las condiciones de liquidez de corto plazo: Repos, recompras de BCP y BCU, y aumento de las garantías elegibles para otras operaciones de liquidez del Central. Así también se evitará estresar el mercado de tasas locales.

 

 Equipo de Estrategia e Inversiones