areaa

El día después de la FED: análisis y recomendaciones


La baja de 25 pb era bastante esperada, sin embargo, no fue una decisión unánime (primer problema), y el lenguaje enfatiza que no es el comienzo de una nueva ronda de apoyo ilimitado al mercado. (Segundo problema, mayor que el primero).

El anuncio del término anticipado de la reducción del balance no era de consenso, pero si esperado por una parte del mercado (suma, pero poco).

La renta variable debería tener problemas para sostener las ganancias anuales. Sin mayor apoyo de tasas y utilidades estancadas, no se sostiene la historia de expansión de múltiplos que ha caracterizado este año (las valorizaciones están caras para el contexto económico actual). Así entonces, los 3.000 puntos para el S&P 500 probablemente sea un techo importante para el mercado.

Después de un alza de 20% en el año, parece razonable tomar algo de utilidades y para los que no han creído en el rally de este año, algunos ajustes podrían dar mejores puntos de entrada.

En consecuencia, la volatilidad que venía bastante contenida debería subir un poco.

El dólar se fortalecerá adicionalmente. La política monetaria seguirá siendo más expansiva fuera de US (Japón y Europa) y también en algunas economías emergentes (Solo piensen en el caso de Chile, o los recientes movimientos de tasas en Brasil, que están con guidance más agresivos que la FED).

 Las alzas del dólar serán mayores contra monedas emergentes que se venían sosteniendo en la expectativa de una FED más dovish. El peso chileno seguiría más expuesto que comparables, dado el deterioro de las expectativas locales que se han traducido en expectativas crecientes de menores tasas de interés. Menor diferencial de tasas seguiría traduciéndose en salidas de flujos. Deterioro de términos de intercambio ejerce presión adicional. En este contexto, el tipo de cambio tendería a quedase sobre $700 y tender a niveles más cercanos a la zona de $720 – $730, de persistir la tendencia del dólar global.

 Las tasas deberían ajustarse (descuentan mucho más bajas), más que nada la parte de corta de la curva. El impacto en la larga sería limitado o incluso podrían caer (el mercado puede interpretar “insensibilidad de la FED” al deterioro de las expectativas crecimiento e inflación).

En consecuencia, la curva se aplanará más en el tramo 2y-10y que podría llevar a invertirse. Mientras que el tramo 3M – 10y, ya invertido, profundizaría esa tendencia.

 Un ajuste de medio ciclo” no significa necesariamente que no pueda haber más recortes. De hecho, existen algunos antecedentes interesantes en la década del 90 de ajustes de medio ciclo de 75 pb, donde los activos de riesgo siguieron haciéndolo bien.

Por cierto, esto dependerá más que nada de los desarrollados internacionales. No es casualidad entonces, que el comunicado de ayer de la FED haya reincorporado las referencias a los riesgos externos (que debería estar referidos a la guerra comercial y el Brexit básicamente).

 Por lo demás, esta postura “menos expansiva” puede no durar mucho, ya que el mercado presionara por mayores recortes. Pero antes de eso es necesario ver algo de “dolor”.

 
Equipo de Estrategia e Inversiones