areaa

Fynsa ve que la bolsa chilena está en su nivel más barato en diez años y recomienda comprar acciones


Hoy pareciera existir un consenso con respecto al bajo atractivo de la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS) en comparación a sus pares latinoamericanos, debido a su premio en términos de valorización. Es decir, estaría cara.

El premio se mide, típicamente en el mundo bursátil, en términos del ratio precio/utilidad (PU) del índice de referencia, en este caso del IPSA. Esto es, el precio del índice, dividido en las ganancias proyectadas para los próximos 12 meses de las compañías que lo integran.

Hoy por hoy, el IPSA transa 13,5 veces PU, versus las 12,14 veces que transa el índice de referencia accionario regional, el MSCI Latam, por lo que el índice de renta variable nacional muestra un premio de un 11%, es decir, está más caro en ese porcentaje que el resto de sus comparables.

Sin embargo, desde el departamento de estrategia e inversiones de la firma de Fynsa, tienen una teoría distinta y están viendo el vaso medio lleno.

Si bien asumen que el premio del IPSA existe, aunque es menor al promedio histórico de 25%, creen que tiene una variable adicional que los hace pensar contrariamente al consenso de mercado. Incluso, los lleva a decir que “la bolsa local presenta hoy su nivel más atractivo de los últimos 10 años”, asegura José Joaquín Prieto, gerente de inversiones de Fynsa. Esta variable no es otra que la tasa de interés.

“En los últimos 10 años un bono del Banco Central de Chile en UF (BCU 10 años) se ha transado en promedio a una tasa de interés de 2%+UF anual, hoy esa tasa se encuentra en torno a 0,15%+UF”, detalla Prieto, quien explica que “la caída de las tasas de interés ha permeado todos los mercados desde el de la deuda, pasando por el inmobiliario, hasta la fijación de las tarifas de los sectores regulados de la economía, pero no al valor de acciones chilenas”.

Para Prieto, el histórico bajo nivel de las tasas de interés que se están viendo en Chile significa el inicio de una nueva realidad en la valorización de las acciones. Un nuevo “normal”.

“Si hacemos un análisis histórico sobre la valorización de la bolsa chilena, ajustado por las utilidades proyectadas por el mercado en los próximos doce meses, y lo comparamos con el nivel de las tasas de interés para cada período, la conclusión es que no hay registro, en los últimos diez años, de un nivel tan atractivo para mantener acciones en un portafolio”, comenta.

Incluso, aventura que “si el mercado se equivoca y las utilidades proyectadas para los próximos 12 meses se corrigen un 20% a la baja, el nivel de valorización de las acciones chilenas es históricamente atractivo”. Otra manera de verlo, dice, es tomar el retorno por dividendos que entrega el mercado accionario local y compararlo con el diferencial promedio versus la tasa libre de riesgo. En este caso, también el diferencial es el mayor de los últimos 10 años.

En Fynsa señalan que el buen desempeño reciente de las bolsas latinoamericanas, especialmente Brasil, se explica, no por un fuerte crecimiento económico ni mejoras sustanciales en las utilidades de las compañías, sino que por menores tasas de descuento.

Por lo anterior, plantean que “no es de extrañarse que la bolsa chilena transe a múltiplos mayores que nuestros pares latinoamericanos, nuestros menores niveles de tasas de interés justifican el premio, sin embargo, el rezago en el valor de las acciones en un contexto de tasas dramáticamente más bajas es, a nuestro juicio, insostenible”.

Hay que comprar

Teniendo en cuenta las tasas de interés, Prieto asevera que la renta variable en Chile está “barata” y recomienda comprar. “Nunca ha estado más barata la bolsa local desde la crisis subprime de 2008”, sentencia.

“Si yo veo el diferencial entre el retorno por dividendo que me entregan las acciones de la BCS versus las tasas de interés de corto plazo (BCU2, a 2 años), hoy es más de un 3%. Eso, para parámetros históricos, es muy alto”, detalla el gerente de inversiones de Fynsa.

Por lo anterior, en Fynsa recomiendan comprar acciones locales. Desde la compañía lo han estado haciendo con una cartera que apuesta en una mitad a títulos que estén altamente castigados y que vislumbren alto crecimiento, como CMPC, Copec, SQM y Enel Américas; y otra mitad está compuesta por papeles más defensivos y que aseguren dividendos, como Santander, Enel Chile o Colbún.

 

Fuente: Pulso Trader