areaa

Informe Visión de Mercados septiembre: riesgos de recesión acotados, por ahora.


El estado actual de la economía global sigue enmarcándose dentro de un proceso de desaceleración económica, con riesgos crecientes, pero que no da indicios de una recesión inminente.

Un primer elemento a distinguir es, que la desaceleración ha estado más concentrada y ha sido más profunda en el sector manufacturero, que lleva 4 meses de contracción, por los impactos más directos de la guerra comercial y la caída del comercio mundial, pero el sector servicios se mantiene en forma ofreciendo cierta compensación.

Creemos que una combinación de política monetaria y fiscal expansiva puede seguir soportando este ciclo de expansión, en el entendido de que, para el caso de la política monetaria, las bajas presiones inflacionarias, son un elemento distintivo respecto a otros finales de ciclo.

Esto nos lleva a pensar que esta vez sí podría ser diferente y que existen las condiciones para emprender mayores programas de estímulos por parte de los principales bancos centrales.

Con ese panorama, deberíamos estar tranquilos respecto al riesgo de recesión, pero nos preocupa el choque de expectativas con el mercado (entre 3 y 4  recortes adicionales) y porque creemos que, para sostener la expansión, se necesitan condiciones monetarias más estimulativas.

Respecto a la discusión de la inversión de la curva en EEUU, que generalmente se considera un predictor de recesión, por si sola es una señal importante de que las expectativas a futuro se siguen deteriorando, pero no existe una relación directa de causalidad con una recesión.

Es más, las inversiones de la curva en ciclos anteriores que han terminado efectivamente en recesión se han producido por condiciones financieras más restrictivas, con presiones inflacionarias y altas tasas reales, ampliación de los diferenciales de crédito y deterioro del mercado laboral, todas variables que están, sino ausentes, bastante contenidas en la realidad actual.

Otra cosa que sabemos de la inversión de la curva es que existe historia de falsos positivos. Este podría terminar siendo el caso, considerando que existen antecedentes de que el aplanamiento de la curva puede estar exacerbado por los QE y las tasas negativas en el mundo, lo que también favorece un flujo adicional hacía treasuries y por cierto, la búsqueda creciente de refugio.

Finalmente, este escenario base considera que las tensiones comerciales no escalan  así como también un Brexit ordenado.  Si alguna de esas cosas sale mal o peor aún ambas, los riesgos de recesión podrían aumentar significativamente.

 

Puede acceder al informe completo en el siguiente link