areaa

Visión mensual de mercados FYNSA | La FED, Trump y el Mercado


Los mercados han comenzado a mostrar mayor volatilidad, ante los crecientes riesgos comerciales que siguen pesando sobre la confianza y expectativas.

En respuesta, los principales bancos centrales se han tornado más expansivos para compensar los mayores riesgos sobre las perspectivas de crecimiento e inflación, aunque para el caso de la Reserva Federal los recientes recortes de tasas de interés se enmarcarían dentro un “ajuste de medio ciclo”, más que el comienzo de una nueva ronda de apoyo ilimitado al mercado.

“Un ajuste de medio ciclo” no significa necesariamente que no pueda haber más recortes. De hecho, existen algunos antecedentes interesantes en la década del 90 de ajustes de medio ciclo de 75 pb, donde los activos de riesgo siguieron haciéndolo bien.

Ahora bien, a medida que los riesgos aumentan, el mercado comienza a incorporar no sólo mayores recortes de tasas de interés, sino también que estos ocurrirían en el muy corto plazo. En efecto hoy el mercado incorpora 75 pb de mayores estímulos por parte de la FED para lo que queda del año y el caso base se ha ido inclinando hacia un recorte de 50 pb para la reunión de septiembre, con lo que se corre el riesgo, al igual que en la reunión de julio, que esto termine en nuevas decepciones por parte del mercado.

Pero no es solo la presión del mercado por menores tasas de interés, sino también, el cada vez más preocupante intervencionismo del presidente Trump en la política monetaria.

El reciente anuncio de mayores aranceles a China a partir de septiembre no es sólo una respuesta al lento avance en las negociaciones comerciales, sino también una medida de presión sobre la Reserva Federal. Trump podría obtener sus mayores bajas de tasas ¿pero a qué costo?, y a esta altura también hay que considerar los posibles errores de cálculo en los nuevos anuncios de tarifas.

La economía de EEUU podría soportar el alza adicional de 10% sobre MM US$300.000 de importaciones China, con la FED compensando el impacto negativo, con nuevas bajas enmarcadas en un “ajuste de medio ciclo, pero la economía, podría quedar más cerca de una recesión (la pendiente de la curva ya está bastante invertida), si la guerra comercial escala con aranceles adicionales de 10% a 25%, y la FED con un gran problema comunicacional.

En respuesta a los mayores aranceles impuestos por EEUU, China ha vuelto a devaluar su moneda. Así entonces, un yuan sobre 7 yuanes por dólar abre un terreno inexplorado para el mercado y una mayor fuente de incertidumbre hacia adelante, toda vez que el Departamento del Tesoro acusó formalmente a China de “manipulador de divisas”.

Así entonces, si hasta ahora nuestro escenario base consideraba un potencial acuerdo comercial hacia fines de este año o comienzos del próximo, hoy es más probable que ni siquiera tengamos un acuerdo previo a las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 en EEUU.

Con todo, los desarrollos internacionales han ido tomando un curso cada vez más preocupante, que lleva a preguntarse hasta qué punto puedan compensarse con expectativas crecientes de mayor estímulo monetario. Si en lo que va del año, hemos tenido una postura más conservadora al riesgo, hoy creemos que, con mayor razón, por lo menos de cara a la primera parte del segundo semestre.

Puede acceder al informe completo en el siguiente link 

Equipo de Estrategia e Inversiones.